Una niña es diagnosticada con cáncer de ovario al encontrársele un tumor de 10 centímetros

De una forma u otra, todas las historias sobre cáncer son trágicas. Sin embargo, también hay algunas historias inspiradoras, y la de Kaylee es una de las más conmovedoras. Esta niña de 9 años había estado viviendo una vida muy bonita. Ya se estaba acercando al final de su año escolar y estaba entusiasmada con la idea de llegar al cuarto grado. Solía practicar patinaje sobre hielo con frecuencia y formaba parte de las niñas exploradoras. Pero un día le empezó a doler el estómago.

Al principio pensaron que solo era estreñimiento, lo cual no hubiera sido tan grave. Sin embargo, la evaluación inicial que le realizaron los médicos resultó ser alarmante. Kaylee tenía un tumor de 10 centímetros en el abdomen. Se trataba de un cáncer de ovario en estadio 3, que es muy poco frecuente en las niñas.

Sin embargo, Kaylee mantuvo su espíritu feliz y decidido. Aunque ya no podía hacer todas las cosas que le apasionaban, todavía disfrutaba mucho de la vida, al tiempo que recibía agotadores tratamientos de quimioterapia. Perdió todo su cabello, pero su típica sonrisa sigue siendo la misma de antes.

apost.com

Kelly Tolleson, su madre, le dijo a Good Morning America que se siente "asombrada por la fortaleza que ha demostrado, y por cómo superó esto y mantuvo su felicidad todo el tiempo". Por supuesto, Kaylee también pasó por momentos difíciles, especialmente durante la tercera y cuarta rondas del tratamiento, pero eso es algo que todos los enfermos de cáncer tienen que enfrentar. Kaylee dijo lo siguiente en el programa Good Morning America: "Si no hubiese tenido a mis padres, probablemente no lo hubiera logrado".

A Kaylee le diagnosticaron cáncer el 25 de marzo, meses después de recibir su diagnóstico inicial de estreñimiento. Semanas después se sometió a una cirugía. Exactamente cuatro meses después de ser diagnosticada con cáncer, quedó libre de la enfermedad. Tenía muchas ganas de volver a disfrutar de todas las actividades que tenía antes de la enfermedad.

Hoy en día, Kaylee y sus familiares están decididos a crear conciencia y recaudar fondos para tratar esta terrible enfermedad, ya que muy pocos han oído hablar de este tipo de cáncer en particular. Independientemente del tipo de cáncer que sea, es muy lamentable que tantas personas tengan que enfrentarlo, y los que lo hacen son dignos de ser admirados, sobretodo los que son tan jóvenes como Kaylee.

¿Conoces a alguien que haya sufrido de cáncer? ¿Cómo fue esa experiencia? Déjanos tu opinión en la sección de comentarios y comparte este artículo con otras personas.