Una mujer inventó una historia para que le dieran donaciones, pero luego descubrieron su estafa

En agosto del año pasado, una joven llamada Ashley Bemis se volvió viral en Facebook. Ashley se presentó como una organizadora de bodas de 28 años de edad, que estaba embarazada de su primer hijo. Dijo que se había separado de su marido, el cual era bombero y se encontraba combatiendo los terribles incendios forestales que se habían desatado en California en aquel momento.

Ashley publicaba "actualizaciones" de su marido, Shane Goodman, diciendo que su lucha contra los incendios era como un"infierno en la tierra". También dijo que otros dos miembros de su familia y varios amigos estaban tratando de sobrevivir a los incendios.

Ashley le suplicaba a la gente que le enviaran donaciones, supuestamente para poder apoyar a las víctimas de la catástrofe. Decía que iba a distribuir el dinero entre las personas que más lo necesitaban. Todo parecía un gran acto de misericordia: una joven embarazada que estaba dedicando su tiempo a ayudar a los demás. Sin embargo, la policía demostró que la cosa no era así.

apost.com

Ashley recibió donaciones valoradas en cientos de dólares. Le regalaron cosas como colchones, alimentos y artículos para bebés. La mayoría de esos artículos los guardó en su garaje, hasta que supuestamente pudo compartirlos con otras personas.

Pero ahora la policía ha descubierto que Ashley no estaba entregando las donaciones que recibía. La estafadora guardaba los artículos y luego los revendía para poder ganar algo de dinero extra. Así lo reportó Inside Edition.

Pero ahí no terminaban las mentiras. Resulta que Ashley era soltera, y la barriga que se le ve en las imágenes solo era una falsificación. Toda la historia de Ashley era falsa.

No era la primera vez que Ashley se involucraba en una estafa, simulando un embarazo. Cuando estaba en la escuela secundaria también dijo que estaba embarazada, y fue tan convincente que algunos compañeros de clase y amigos le organizaron un baby shower. En una segunda ocasión, Ashley también logró conmover a mucha gente. Publicó en Facebook que era una viuda embarazada que había perdido a su marido y a sus hijos en un accidente. Mucha gente le envió donaciones.

La policía se llevó todos los artículos donados que todavía no había podido vender. Es triste darse cuenta de que existen estafadores como Ashley, que se aprovechan de la gente de buen corazón. Pero también resulta alentador que los agentes del orden se esfuercen por detener el crimen desde el principio.

¿Alguna vez has conocido a alguien que ganara dinero estafando a los demás? Cuéntanos tu historia y comparte este artículo con tus amigos, para que estén al tanto de que existe gente como Ashley.