Una anciana de 98 años se mudó al asilo donde tienen a su hijo de 80 años, para poder estar con él

Ago 12, 2019 by apost team

Se dice que el amor de una madre no conoce límites. Esta madre de 98 años es la prueba viviente de ese sentimiento.

Ada Keating se mudó recientemente a un asilo de Liverpool para estar más cerca de su hijo de 80 años, Tom Keating. En el 2016, Tom se mudó al asilo Moss View en Huyton porque necesitaba de cuidados adicionales. Solo pasó menos de un año antes de que Ada decidiera que ella también necesitaba estar cerca de su hijo, así que se mudó al asilo.

Originarios de Wavertree, madre e hijo comparten un lazo especial. Tom nunca se casó y ha vivido con su adorada madre durante toda su vida. Como el hijo mayor, es obvio que Tom es especialmente cercano a su madre.

apost.com

Incluso en el asilo, Ada sigue llevando a cabo sus obligaciones como madre. Ella contó que va todos los días al cuarto de Tom para desearle buenos días y avisarle que va a bajar a desayunar. Cuando Ada va a que le arreglen el cabello, Tom siempre espera para saludarla con un fuerte abrazo a su regreso. También dijo que su madre todavía lo está cuidando y le dice que se comporte.

Ada y su difunto esposo, Harry, criaron a cuatro hijos juntos. Ada trabajó como auxiliar de enfermería en el antiguo Mill Road Hospital hasta su retiro, mientras que Tom era pintor y decorador.

El gerente del asilo, Philip Daniels, dijo que están felices de darles la bienvenida en la residencia. Aunque es raro ver a una madre y a su hijo viviendo juntos en el asilo, afirma que le alegra que el lugar pueda permitirles pasar más tiempo juntos.

Esta dulce historia del amor de una madre debe ser conocida. Al mirar el video, se vuelve más claro que el amor de un padre nunca desaparece. Todos deberían ver este hermoso video para recordar el poder del amor verdadero.

This sweet story of mother's love must be seen. By watching the video, it becomes clear that the love of a parent never goes away. Everyone you know should see this heartwarming video to remind them of the true power of real love.