Un perro de refugio rescatado se enamora de su hermano humano adolescente

Mason, de 15 años, decidió que quería un perro, y cuando dio con este perro abandonado en un refugio, Hedgie, supo que tenía que ayudarlo. Después de traer a Hedgie a casa, esta parejita creó un vínculo increíble.

Según The Dodo, cuando Mason vio a Hedgie tenía tan solo 5 meses. El refugio le dijo a la familia que el cachorro había pasado la primera parte de su vida atado a un árbol. Había sido descuidado y aprendió a tener miedo de los humanos. Mason sabía que este cachorro necesitaba un hogar, así que lo adoptó.

apost.com

El primer día en su nuevo hogar no fue un buen día. Hedgie estaba convencido de que iba a salir herido. Huyó a la mesa más cercana y se quedó agachado allí todo el día, debajo de esta, según The Dodo. Pero las cosas estaban a punto de cambiar. Mason se llevó a Hedgie a su cuarto y lo dejó dormir en su cama. La madre de Mason le dijo a la publicación:"Por la mañana era como un perro nuevo, estaba tan conectado con Mason...".

Mason, finalmente, consiguió la mascota que tanto deseaba, y Hedgie finalmente tuvo el amor que se merecía. Pasaban todo el tiempo juntos. Mason le enseñó a su amigo a hacer todo tipo de trucos como a hablar cuando él se lo indicaba, y a chocar los cinco. Hedgie era un cachorro inteligente y lo aprendió todo en un abrir y cerrar de ojos.

Pasaron unos meses y la familia notó que Hedgie tenía problemas para caminar y para comer. Lo llevaron al veterinario y les dijo que tenía megaesófago y miastenia grave. La madre de Mason le dijo a The Dodo que normalmente se recomienda sacrificar al cachorro porque sus problemas requerían de muchos cuidados. Mason y su familia sabían que esa no era una opción para ellos.

Compraron una silla especial para que Hedgie se sentara mientras comía. Utiliza la gravedad para ayudar a los perros con megaesófago a tragar, ¡y funcionó perfectamente! Mason tenía que ayudar a Hedgie, pero no le importaba.

Aunque Hedgie es ya un adulto, él y Mason siguen estando tan unidos como cuando era un cachorro. Todavía duermen en la misma cama y son mejores amigos. Hedgie necesita más espacio para dormir ahora, pero Mason está feliz de compartirlo con él.

Esos días en los que Hedgie estaba triste y asustado ya quedaron atrás, porque alguien vio que era digno de todo el amor y cuidado del mundo. ¡Un poco de cariño transformó a un cachorro asustado en un mejor amigo y le dio a un niño el amigo más leal del mundo!

¿Acaso no son Mason y Hedgie los más lindos de este mundo? ¿Tienes una mascota? Si es así, cuéntanos sobre tu vínculo tan especial con esta. ¡No olvides compartir esta historia con tus amigos amantes de los animales!