Un padre se queda atónito por la nota que dejó el reparador del calentador sobre su recién nacido después de una llamada de emergencia

Algunas veces, las buenas noticias llegan antes de las malas noticias. Para Jesse y Maria Hulscher, las maravillosas noticias llegaron en su forma más alegre. Los dos le dieron la bienvenida a un nuevo bebé en sus vidas. Maria y el bebé se quedaron en el hospital mientras Jesse fue a casa con su hijo de dos años. Al llegar a su morada, Jesse se enteró de las malas noticias. El calentador había dejado de funcionar.

Para agravar la situación había una inminente ventisca. Y el ver un calentador que no funciona no siempre es algo bueno. Que la temperatura descienda severamente cuando tienes un hijo de dos años y un recién nacido en casa hace las cosas más difíciles. Jesse hizo lo que cualquiera haría en esa situación. Llamó al servicio de reparaciones. Ellos respondieron, pero no de la manera esperada. Pero sí de una buena manera.

apost.com

La llamada frenética de Jesse hacia Magnuson Sheet Metal unió todos los puntos necesarios. Le informó a la persona al otro lado de la línea que su calentador no funcionaba y que un recién nacido estaba a punto de llegar a casa. El servicio mandó a una persona sin retrasos.

Y después llegó la factura. Para ser más precisos, llegó una factura en blanco con una nota feliz. Magnuson Sheet Metal no cobró nada por el servicio de reparación. En vez de eso, la factura llegó con una nota diciéndoles a mamá y papá que cuidaran al pequeño.

El copropietario, Craig Aurand, dijo que su compañía mantiene una política de ayudar gratis a las personas con necesidad durante las temporadas navideñas. El dinero y la publicidad gratis no motivan las acciones de Aurand. La compañía sigue una política de hacer buenas acciones.

¡El compartir este hermoso relato con los demás podría ser una buena acción! Deja que todos conozcan esta historia. Este relato revela que realmente hay buenas personas en el mundo.