Un león, un tigre y un oso se convierten en grandes amigos después de ser rescatados

Justo cuando pensabas que no ibas a poder soportar a tu hermano otro día más, aparece la historia de unos inusuales amigos que lograron resolver sus diferencias de la manera más extraña.

No solo superaron sus diferencias físicas, sino que dejaron de lado sus diferentes formas de vida. Se aceptaron unos a otros con mucho amor fraternal, lo que resulta muy inspirador para todos nosotros. ¿Quiénes son estos asombrosos animales? Se trata de un oso negro, un león africano y un tigre de Bengala. Sus nombres son Baloo, Leo y Shere Khan, respectivamente.

Estos tres camaradas empezaron sus primeros meses de vida bajo duras y deficientes condiciones. No solo estaban desnutridos, sino que también tenían parásitos y vivían en condiciones deplorables, en el sótano de un narcotraficante. Por fortuna, en el 2001 la policía hizo una redada y lograron rescatar a estos animales.

apost.com

El león tenía una herida en la cara y yacía indefenso en una pequeña caja. Los tres animales estaban pasando hambre. Los funcionarios se encargaron de que recibieran un tratamiento adecuado y un lugar cómodo donde vivir. De un sótano descuidado en el estado de Georgia (Estados Unidos), fueron trasladados a una institución llamada "Noah's Ark Animal Sanctuary", ubicada en Locust Grove. Es un centro de rescate para animales abandonados, que funciona sin fines de lucro. El oso, el león y el tigre fueron bien recibidos en el refugio.

Según Inside Edition, cuando los tres animales llegaron al santuario, la supervisora Allison Hedgecoth pudo darse cuenta de que había algo especial en los tres cachorros aterrorizados. Habían pasado por tantas cosas juntos que terminaron desarrollando una fuerte conexión. Pasaron su tiempo juntos.

Se acicalaron y se consolaron mutuamente. Ahora disponían de mucho espacio, buena comida y gente amable a su alrededor, así que los tres compadres pudieron empezar a recuperarse de su trauma inicial. ¡Empezaron a disfrutar de la vida! Como no recibieron entrenamiento de sus padres cuando eran cachorros, no podían ser liberados en el entorno salvaje. Pero empezaron a tener una buena vida en el santuario, con bastante espacio, fuentes de agua y buena compañía.

¿Qué opinas de esta inusual amistad? Déjanos tu opinión en la sección de comentarios y comparte este artículo con tus amigos y familiares.