Su niña ya no cabía en la cuna, así que la convirtió en un hermoso columpio

La crianza de los niños puede ser una experiencia agridulce. A medida que crecen van dejando atrás cosas que antes eran imprescindibles. En vez de dejar que la cuna de su hija se quedara acumulando polvo, un padre decidió transformarla en un impresionante columpio para el patio. Gracias a eso, toda la familia lo podrá disfrutar en los años venideros.

Reciclar la cuna de tu bebé

istockphotos.com/imaginima

Cuando los niños ya tienen la edad suficiente para ocupar su propia cama, es común preguntarnos de qué manera podemos conservar sus cunas. A veces no es fácil dejar de lado las cosas de los bebés, incluso cuando todavía los niños están pequeños.

Podemos reutilizar la cuna, ya que es una buena forma de expresar nuestro amor hacia el niño, y de recordarle sus primeros días. A medida que pasa el tiempo, los niños superarán muchas cosas, pero hay ideas que pueden hacer que sigamos recordando los momentos más tiernos de nuestros niños.

apost.com

Estante para revistas

Retira la parte posterior de la cuna y móntala en la pared. Se puede usar para colgar revistas o incluso toallas. Puedes repintar la madera para darle un nuevo acabado brillante, que combine mejor con tu sala de estar o con tu cuarto de baño.

Mural artístico

Serrucha una pequeña parte de la cuna y cuélgala en la pared. Adórnala con letras recortadas y fíjalas con cordel, para decorar la habitación de tu hijo o hija. Puedes acomodarlas para escribir un bonito mensaje, o simplemente poner el nombre o las iniciales de tu retoño.

Un mesón de manualidades muy práctico

Desmonta la puerta de la cuna y reemplaza el colchón con una encimera. Así de fácil, ¡tendrás una mesa de manualidades perfecta para la sala de juegos! La idea es que tenga el tamaño adecuado para que los niños pequeños se puedan sentar. ¡Y si tiene ruedas, será fácil de mover y limpiar, ajustándose a todas las necesidades!

Rincón de lectura

Desmonta la cuna o voltéala para que la abertura quede hacia abajo. Agrega almohadas, cojines y muchos peluches para crear un acogedor rincón de lectura para tus hijos.

Pizarra

Usa la madera de la cuna para crear la estructura de una pizarra tipo caballete. Tanto los niños como los adultos podrán hacer bonitos dibujos y dejar mensajes inspiradores para todos.

Banquito

El marco de una cuna puede convertirse en el respaldo perfecto para un banquito. Puedes usar laca para darle un acabado brillante, o aflojarla para darle un toque más rústico y campestre.

Organizador para la cocina

Como en el caso del revistero, puedes montar una parte de la cuna en la pared de la cocina y usarla como estante para colgar paños de cocina, ollas, sartenes o especias.

Estantería

Rebaja la cuna, quítale un costado y coloca un pedazo de vidrio, madera o mármol sobre la parte superior. Tendrás instantáneamente un estante de bricolaje que es perfecto para guardar libros, juguetes o cualquier otra cosa que necesites almacenar.

Estación de manualidades

Puedes usar una de las hileras de barrotes para organizar y exhibir artísticamente todas tus herramientas y materiales, desde carretes de hilo hasta telas. Así podrás inmortalizar y darle funcionalidad a la cuna de tu bebé.

¡Un carrito!

Puedes transformar la cuna de tu bebé en un adorable vagón. Píntalo con un color divertido, añade cojines cómodos y coloridos y llévalo a tus paseos familiares o a los campamentos en el parque.

Mueble para el patio

Puedes decorar la vieja cuna con almohadas y cojines. En la foto, se utilizó la cuna para construir un hermoso columpio para el patio. Es ideal para espacios exteriores, y le dará un aire más divertido a tu casa.

¿No te parece que estas ideas son geniales? Nos permiten utilizar las cunas de forma práctica y funcional. Así siempre podremos disfrutar de la cuna que tanto nos recuerda los primeros días de nuestros hijos. ¿Tienes otra idea? ¡Cuéntanos abajo en los comentarios!