Personal de zoológico se niega a salvar a un chimpancé que se está ahogando, así que un transeúnte salta sobre la barandilla para salvarlo

Un día tranquilo en el Zoológico de Detroit tomó un giro un poco inesperado. Dos chimpancés estaban entreteniendo a los espectadores con una pelota persiguiéndose entre ellos alrededor de su recinto.

Un espectador se paró justo enfrente del recinto y no se pudo creer lo que ocurriría después. Rick Swope observó impactado y mortificado que uno de los primates estaba luchando por su vida.

Mientras los chimpancés se perseguían entre ellos a través de los árboles, uno hizo un giro brusco que provocó que se resbalara y cayera. El problema fue en donde aterrizó. Un foso profundo rodea el recinto de los chimpancés y el animal aparentemente no era un buen nadador. El pobre primate no podía mantener su cabeza afuera del agua, pero nadie del personal del zoológico intentó ayudarlo.

apost.com

Aunque no es clara la razón por la que los cuidadores del zoológico no intentaron salvar al chimpancé bajo su responsabilidad, Rick Swope actúo de inmediato.

En una entrevista con Chicago Tribune, Swope dijo que la escena del chimpancé ahogándose fue lo más lamentable que ha visto en su vida.

"Este chimpancé tenía sus manos arriba y su cabeza sobresalía del agua. Estaba mirando a la multitud. Como si quisiera que alguien lo rescatara".

Eso fue todo lo que necesitó Rick para arriesgar su propia seguridad y salvar el chimpancé. Trepó la cerca alta, saltó al recinto y se sumergió para ir por él. El agua en el foso era demasiado turbia para que Rick viera bajo el agua, así que nadó alrededor, intentando sentir al desafortunado animal.

La multitud de espectadores tuvo un rol muy importante en el rescate. Cuando Swope no pudo localizar al chimpancé, miró hacia la gente para que lo ayudaran. Las personas en la multitud observaban lo que estaba pasando y le señalaron al héroe la dirección correcta. Nadó hacia al fondo y finalmente logró localizar al chimpancé y sacarlo del agua.

"Estaba inconsciente, pero se podía ver que todavía estaba vivo", dijo Swope para Chicago Tribune. "Me estaba mirando. Pensé que sabía lo que estaba pasando. El mono nunca hizo un intento de hacerme algo".

Rick no estaba muy seguro de qué hacer después. Estaba contemplando si debía o no intentar darle resucitación de boca a boca al chimpancé, pero decidió no hacerlo cuando el otro chimpancé corrió hacia él, mostrando los dientes. Swope tomó esto como una señal de que debía irse de inmediato.

¡Deja un comentario!