¡Nuevas investigaciones demuestran que la depresión causa daño cerebral, no al revés!

La depresión es frecuentemente estigmatizada como un problema de actitud, con la percepción de que la persona que la padece simplemente no se está esforzando lo suficiente para ser feliz, que es débil de mente o que lo ha escogido como estilo de vida. También se pasa por alto en cuanto a su gravedad y prevalencia. Incluso algunos tienen la hipótesis de que la depresión es causa de un daño en el cerebro. Sin embargo, nuevas investigaciones en el cerebro y la depresión cambian las percepciones en estos conceptos erróneos.

La depresión en América

La CDC ha encontrado que alrededor del ocho por ciento de la población mayor a los 12 años sufre de depresión y la frecuencia sólo aumenta dentro de grupo de personas de más edad. La frecuencia no es algo que debe tomarse a la ligera considerando que el número de suicidios en Estados Unidos subió un 25% de 1999 al 2010.

Entendiendo cómo opera la depresión

Una de las grandes falacias de aquellos que no han sido afectados por la depresión es que este padecimiento es sólo una elección de conciencia.

Muchos incluso piensan que la depresión es una forma de ser pesimista, pero la depresión va más allá de sólo ver el vaso medio vacío y los actuales aspectos negativos de la vida. El vaso puede estar medio vacío, pero lo que sucede es que la persona siente una desesperanza que no hay forma de llenar. Es esta falta de esperanza de un mejor mañana lo que hace a la depresión tan peligrosa.

La depresión casi siempre trae consigo un sentimiento de que no vales nada. Además de una percepción defectuosa de cómo el mundo te ve y te acepta.

Frecuentemente hay una repetición de miedo o pavor hacia el futuro y/o remordimiento o vergüenza por el pasado que puede manifestarse de diversas maneras, incluyendo la conducta, la productividad y el compromiso de la persona con su vida y sus relaciones. El resultado es una bola enorme de pensamientos negativos generando acciones negativas, lo cual trae más pensamientos negativos y más acciones negativas.

Sin intervención, cada ciclo negativo de pensamientos y acciones se acumula y eventualmente abruma al individuo y daña el cerebro, o al menos es lo que este estudio sugiere.

Nuevas investigaciones del hipocampo demuestran que la depresión causa daños en el cerebro

Por años, el pensamiento común del mundo médico era que la depresión, en parte, era causada por un daño en el cerebro. Ahora,un estudio publicado en Molecular Psychiatrydemuestra que en realidad la depresión es la que causa daños en el cerebro, no al revés.

Mientras estudios previos han relacionado la contracción del hipotálamo con la depresión, ninguno ha logrado tener pruebas definitivas hasta ahora.

Las resonancias magnéticas de 9,000 participantes mostraron una contracción del volumen del hipocampo de aproximadamente 1.24% en los 1,728 pacientes diagnosticados con depresión crónica.

El hipocampo se localiza en el lóbulo temporal medial, la mitad derecha en el hemisferio derecho del cerebro y la mitad izquierda en el hemisferio izquierdo del cerebro. Antes se pensaba que sus funciones sólo se limitaban a navegación espacial, la creación de nuevos recuerdos y el almacenamiento de las memorias a largo plazo. Los investigadores ahora han descubierto otra función del hipocampo - controlar las emociones.


El coautor del estudio, el profesor Ian Hickie, describe cómo es que estas funciones emocionales del hipocampo, la depresión e incluso las funciones de la memoria están conectadas. él dice que tu sentido de ser depende de un continuo entendimiento de quién eres en el mundo. La memoria es más que aprender problemas de matemáticas o memorizar tus contraseñas; también es el pegamento que junta la forma en la que nos adaptamos en el mundo que nos rodea.

Hickie señala una investigación animal previa que apoya su estudio. Este estudio demuestra que la contracción del hipocampo en los animales cambia las memorias y las conductas asociadas. Estos cambios generan una pérdida de funciones

Hickie analiza que el estudio puede relacionarse con los humanos. Las personas que padecen de depresión frecuentemente tienen grandes dificultades para hacer sus funciones y manejar su vida diaria debido a la poca confianza en sí mismos, la baja autoestima y la falta de ego. Todo esto impacta a las memorias, cómo se forman, cómo son recordadas y cómo son percibidas. Y esto impacta el cómo estas memorias se proyectan a una ubicación o percepción futura.

El panorama importa

Más allá del tratamiento clínico, la perspectiva es un elemento importante en la depresión. Rodearte de cosas positivas reales es crucial cuando estás deprimido. Los demás no pueden cambiar la validez o el concepto erróneo de las memorias depresivas y de los pensamientos, pero pueden dar una luz real que dé esperanza en el futuro, esperanza en un cambio y esperanza de que el vaso no está medio vacío.

El hecho permanece en que la depresión puede afectar a cualquiera. Es una enfermedad debilitadora que no discrimina y que impacta a millones de vidas alrededor del mundo sin distinción de raza, género o edad. Es algo más que una elección de conciencia. Es algo más que una tristeza temporal. Va más allá de fortalezas y debilidades. Y, ciertamente no es una elección de aquellos que la padecen.

¿Conoces a alguien que padezca de depresión? ¿Tú la padeces? Escríbenos tus pensamientos, preocupaciones o preguntas en la sección de comentarios y comparte este artículo para que los demás entiendan mejor la depresión.

Nuestro contenido es creado con nuestros mejores conocimientos, aun así es de naturaleza general y no puede sustituir de ninguna manera una consulta personalizada con tu doctor. ¡Tu salud es importante para nosotros!