Niña saluda a policía cada día y cuando no apareció, el instinto del oficial le dice que entre a la casa a salvarla

Klynn Scales tuvo una infancia difícil mientras crecía en Kansas City, Missouri. Cuando vivía con su mamá y sus dos hermanos en una casa llena de drogas y violencia, Klynn solía tener que robar de una tienda 7/11 cercana para conseguir comida para ella y sus hermanos. A causa de todos los horrores que presenció, Klynn llegó a confiar solo en una persona: un policía de la zona que tenía su ruta de patrullaje cerca de su casa.

Klynn conoció a este oficial cuando apenas tenía 9 años y los dos establecieron rápidamente una amistad. Hablando con los reporteros de WDAF News, Klynn dijo que el oficial comprendió que ella y sus hermanos tenían una crianza complicada y desarrolló un interés por la familia.

apost.com

Pasaba cada día en su patrulla y Klynn lo saludaba moviendo las manos. El oficial le decía que siempre estaría a su disposición si necesitaban ayuda. Klynn más adelante recordó la forma en la que la promesa de ayuda del policía la ayudó a atravesar uno de los momentos más difíciles de su infancia, aunque ni siquiera se sabía su nombre.

De acuerdo con ABC13, un día el oficial Jeff Colvin sospechó de que Klynn no saliera a saludarlo. El sargento Colvin de inmediato entró a la casa por la puerta frontal y quedó horrorizado por lo que se encontró frente a sus ojos.

Klynn estaba peligrosamente enferma y nadie en la casa estaba cuidando de ella. El sargento Colvin se llevó a Klynn en brazos y la llevó al hospital, donde fue atendida por desnutrición.

Después de todo esto, el sargento Colvin perdió contacto con Klynn cuando esta se mudó a Austin, Texas. Incluso después de casi 20 años, el sargento Colvin nunca olvidó a Klynn y se preguntaba qué había ocurrido con ella. Klynn nunca olvidó al sargento Colvin tampoco, pues le daba crédito por haberle salvado la vida cuando de niña.

Todavía sin saber su nombre, Klynn le envió un correo electrónico al departamento de policía de la ciudad de Kansas City en el que pedía ayuda para reencontrarse con quien la rescató, y describía el lugar donde ella vivió más los detalles del caso. El departamento eventualmente dio con el sargento Colvin y Klynn pudo decirle en persona lo agradecida que estaba por todo lo que había hecho por ella en su infancia.

Klynn y el sargento Colvin compartieron un abrazo y el veterano de las fuerzas del orden dijo que se siente feliz por haber provocado un cambio positivo en su vida.¿Qué te parece la historia de Klynn y el sargento Colvin? ¿Alguna vez existió en tu vida en la etapa de tu infancia alguien a quien pudieras acudir en busca de ayuda sin importar la situación?