Estos gemelos milagrosos tienen padres diferentes

En la mayoría de los casos de fecundación in vitro, se implanta una muestra de esperma en un óvulo. Sin embargo, un nuevo procedimiento ha permitido que dos hombres diferentes sean padres de gemelos. Simon y Graeme Berney-Edwards, del Reino Unido, se sorprendieron cuando los médicos les dijeron que no tenían que elegir un padre entre ellos, porque ambos podían serlo de forma simultánea.

Cuando Simon y Graeme empezaron a buscar opciones de gestación subrogada en Inglaterra, su país natal, no encontraron muchas alternativas prometedoras. El proceso para convertirse en los padres legales de un bebé nacido de un "vientre de alquiler" era largo y tedioso. Además, no era seguro que produjera los resultados deseados. Así que la pareja exploró las posibilidades en Canadá, y allí encontraron una solución.

apost.com

Cuando encontraron a Meg Stone, una madre de dos hijos, sus vidas cambiaron para siempre. Meg estaba revisando un sitio web de gestación subrogada, y quedó impresionada con la imagen de la pareja masculina. Como había pasado por una problemática ruptura con su pareja anterior, no quería tener un tercer hijo propio, pero sí tenía ganas de ayudar a otra pareja a traer un bebé al mundo. El único inconveniente que tenían Simon y Graeme de solicitar la ayuda de Meg era que el bebé no iba a nacer en Inglaterra, su país de origen, pero eso no les impidió continuar con su sueño.

Los hombres decidieron que iban a encontrar una donante de óvulos anónima, y que Meg llevaría los óvulos como madre de alquiler. Viajaron a una clínica de fertilidad en Los Ángeles para participar en el procedimiento de fertilización in vitro. Fueron allí creyendo que solo uno de ellos podría ser el padre del bebé, pero el médico les informó que ya existía un nuevo procedimiento que permitía que ambos hombres pudieran fertilizar los óvulos con sus genes, haciendo que nacieran dos bebés al mismo tiempo.

El procedimiento utiliza múltiples óvulos. Algunos son fertilizados con el esperma de un hombre, mientras que otros son fertilizados con el semen del otro. Cuando conocieron a Meg, se sentían nerviosos porque no sabían si se llevarían bien con ella, pero al final se sintieron aliviados porque ella los recibió con abrazos y mucho afecto.

A Meg le implantaron dos óvulos. Uno fue fertilizado por Simon, y el otro por Graeme. Una semana después, un escáner confirmó que Meg estaba embarazada de gemelos.

"Entonces vimos el latido del otro corazón", le dijo Simon al Daily Mail. "Graeme y yo nos abrazamos. Estábamos muy emocionados. Los dos íbamos a ser padres, Meg estaba embarazada de nuestros dos bebés".

Primero nació la hembrita, Alexandra, y unos minutos después nació Calder, el varón.

¿Conoces a alguien que pueda querer tener hijos con este método? Déjanos tu opinión abajo en los comentarios, y envíales este artículo a tus amigos de las redes sociales para que se enteren de este milagroso procedimiento.