¡El bebé más chiquito del mundo logró salir del hospital con buena salud

Una alegre familia que vive en Tokio, Japón, está celebrando su buena suerte después de que a su hijo le dieron de alta en el hospital.

Para todos los padres, el momento en que llevan a sus bebés a sus casas por primera vez es un recuerdo sumamente especial. Pero para estos padres, ese momento fue aún más significativo. Y es que su pequeño hijo, al que aún no le han puesto nombre, es el protagonista de una historia que rompió un récord desde el momento en que nació.

Cuando llegó al mundo en agosto de 2018, el bebecito pesó apenas 268 gramos, según el informe de Reuters. Esto lo convirtió en el bebé más pequeño que jamás haya nacido vivo, de acuerdo a una base de datos de los bebés más pequeños del mundo que fue desarrollada por la Universidad de Iowa.

Era tan pequeño que podía caber en las manos de cualquier adulto que lo sostuviera. El bebé nació por cesárea de emergencia en la semana 24 del embarazo. La razón por la que lo dieron a luz tan pronto fue que los médicos se dieron cuenta de que no estaba aumentando de peso en el útero. Sabían que la única manera de salvarlo era intervenir y brindarle una nueva oportunidad fuera del vientre materno.

apost.com

Según la Fundación Quint Boenker Preemie Survival, los bebés que al nacer pesan menos de 1 kg sólo tienen un 39% de probabilidades de sobrevivir. Sin embargo, el Hospital Universitario de Keio, donde nació este bebé, tenía una visión más optimista. Los médicos le dijeron a los padres que el niño tenía un 50% de posibilidades de sobrevivir.

Durante el tiempo que pasó en el hospital, el bebé logró aumentar más de 3 kilogramos. Fue dado de alta después de que los profesionales comprobaron que estaba lo suficientemente sano como para sobrevivir en casa de sus padres.

Su madre le dijo al Huffington Post que, al pasar por esta terrible experiencia, tenía sus propias dudas. Sin embargo, está encantada de que su bebé haya podido aumentar el peso necesario para recibir el alta del hospital.

Ahora, la adorable criatura tiene el récord de ser el bebé sobreviviente más pequeño del mundo. Los médicos de todo el planeta concuerdan en que se trata de una noticia maravillosa, ya que demuestra que incluso los bebés más pequeños pueden sobrevivir cuando se les da la oportunidad.

El médico del niño, Takeshi Arimitsu, le dijo a la BBC que espera que el caso de este niño le demuestre a todos que

"existe la posibilidad de que los bebés puedan salir del hospital con buena salud, aunque sean muy pequeños al momento de nacer".

Se ha informado que los niños suelen tener una tasa de supervivencia más baja cuando nacen prematuramente, en comparación con las niñas. Esto se debe a que sus pulmones no se desarrollan tan rápidamente.

¡Recemos para que este niño se ponga más sano y más fuerte cada día! Por favor, déjanos un comentario abajo, ¡Y comparte este artículo con todas las personas que aman a los bebés!